domingo, 20 de diciembre de 2009

Obama y la guerra justa

Mientras llegan los votos decisivos para la iniciativa de salud que Barack Obama y los demócratas están cabildeando en Washington, incluimos aquí nuestros comentarios sobre el discurso de aceptación de Barack Obama del Premio Nóbel de la Paz. Aunque este evento fue el 10 de diciembre, consideramos que, por incluir la visión de la actual administración sobre la guerra, en general, y las acciones de Estados Unidos en Afganistán, en particular, vale la pena reproducir algunos fragmentos del editorial publicado el jueves 17 en el periódico El Norte. El 10 de diciembre, el Presidente Barack Obama aceptó el Premio Nóbel de la Paz en medio de una enorme controversia por sus méritos y la conveniencia del momento. Obama sólo es responsable de aceptarlo, pero no de haber sido nominado en estas circunstancias. Para muchos ha sido una decepción que haya incrementado el número de tropas en Afganistán, ya que contradice la idea que ellos tenían de aquel candidato pacifista que hacía hermosos discursos en contra de la guerra de Iraq y que se había opuesto a ella incluso cuando hacerlo equivalía a un suicidio político. Sin embargo, como dijera Michael Walzer en su libro “Guerras justas e injustas”, una voluntad buena pura, es una ilusión política. El mandatario justificó sus acciones, tanto ante el Comité del Premio Nóbel como ante sus simpatizantes en todo el mundo. Las guerras en que se encuentra inmerso, si bien no las inició él, ha tenido que continuarlas. Es decir, “el hombre más poderoso del mundo” está en todo momento atado de manos por los intereses nacionales y los procedimientos burocráticos que no puede contravenir. En este sentido, una lectura cuidadosa su discurso y a los de George W. Bush muestra que cambió el tono de la retórica, pero no la sustancia, ni los principios en que se sustenta. En su elocuente discurso, Barack Obama justificó el uso de la fuerza (o la violencia) por causas humanitarias y resaltó el papel que ha jugado Estados Unidos tanto en construir el actual sistema legal internacional con las ideas de Woodrow Wilson y una activa participación en las Convenciones de Ginebra, como con las vidas de sus soldados en las dos guerras mundiales del siglo 20. Sin embargo, el presidente omitió un detalle: este país no se sujeta a las reglas de conducta que sí aplican para otros estados. No ha ratificado la Corte Penal Internacional y por ello, no puede ser un modelo a seguir en la conducta de la guerra, como pretende. Obama no está traicionando sus principios por enviar más soldados a Afganistán. Estos soldados matarán, probablemente, en nombre de su país y siguiendo las órdenes de sus superiores. No obstante, incluso en una guerra justa (o santa) se puede cuestionar que un puente, una carretera, una hidroeléctrica, un depósito de agua que son de uso civil pueden ser considerados como blancos legítimo porque también pueden tener un uso militar. En una guerra justa se puede cuestionar la tortura y los daños colaterales, que incluyen la muerte de civiles por “errores de operación”, aun considerando los diversos escenarios de peligro que dejan márgenes de segundos para tomar una decisión de vida o muerte. Sin duda, Barack Obama reiteró que el objetivo es conseguir la paz, aunque puede que la paz que consigan no sea justa. Y no lo será si Estados Unidos se retira dejando un gobierno corrupto y condiciones de inestabilidad, si no concreta su afán de mejorar la vida de un pueblo con el que quedó ligado por un ataque terrorista hace ocho años.

viernes, 4 de diciembre de 2009

Saliendo de Afganistán...

El Presidente Barack Obama presentó su estrategia militar en Afganistán esta semana. Después de consultas con su equipo de seguridad nacional, tomar en cuenta las recomendaciones del Departamento de Defensa, en manos de Robert Gates, y del Departamento de Estado a través de su titular, Hillary Clinton, y su enviado especial, Richard Holbroke e implementar una política para salir de Afganistán y terminar con esta guerra. Sin embargo, la mayor omisión fue en la parte central de su mensaje: no explicó cómo funciona la lógica de enviar 30 mil soldados para retirarlos en tan poco tiempo sin que Afganistán vuelva a ser un problema. Sobre todo, porque McCrysthal, el general a cargo de las operaciones en ese país había solicitado 40 mil soldados. Si los 10 mil restantes se espera que sean aportados por la OTAN, creo que no van a llegar a la meta. Hasta ahora, los miembros de esta organización habían enviado militares a cuentagotas, aunque en unos meses veremos si esto era porque no les agradaba Bush, o lo que no les gustaba era la guerra contra el terrorismo e invocar un viejo artículo (el 5, de defensa mutua) con el que ya no se sienten comprometidos. Antes de enviar más tropas, debería hacerse un balance y presentarlo al público de porqué la guerra no se ha ganado todavía, si se supone que para marzo de 2002 ya se había expulsado al Talibán de las principales ciudades afganas y cómo es que florecieron en Pakistán, que se suponía que estaba colaborando con Estados Unidos. Al respecto, Donald Rumsfeld tiene mucho que explicar. Especialmente, porque desde antes de la muerte de Benazir Bhutto, Pakistán se ha vuelto un peligro para sus vecinos, como ocurrió con los terroristas que atacaron Mumbai hace casi un año. Obama debe actuar como estadista y no tratar de complacer a Dios y al diablo, o mejor dicho, a los halcones y las palomas. Si va a enviar tropas, el plazo para que cumplan su tarea debe ir más allá de cualquier plazo electoral y enfrentarse en las urnas a las insatisfacciones de los ciudadanos. Y a propósito de elecciones, no se puede elogiar un proceso electoral y luego insinuar que el Presidente no es del todo legítimo. Esto fue el preámbulo para que el Presidente hablara de las fallas en las instituciones afganas, pero no abundó en cómo han sido corrompidas y cómo piensa arreglarlas. Esto es tan crucial para conseguir una salida de Afganistán, como capturar miembros de Al Qaeda. Y eso, más que los terroristas muertos o en prisiones, es lo que garantizará que el plan de Barack Obama tenga éxito.

martes, 17 de noviembre de 2009

Gracias por su asistencia

Gracias a tod@s l@s panelistas que nos han acompañado en la serie "México-Estados Unidos: Responsabilidades compartidas" en las que hicimos una evaluación de los primeros meses de la gestión de Barack Obama, la relación bilateral con respecto a la migración hacia los dos lados de la frontera, la economía y la in-seguridad. En este semestre tuvimos la oportunidad de escuchar a: Dr. Gerry Andrianopoulos, Vice-cónsul Andrew Armstrong, Cónsul Geoffrey Bogart, Dr. Nicolás Foucras, Dra. Mariana Gabarrot, Dr. José Luis García Aguilar, Dr. Víctor López Villafañe, Vice-cónsul Mark Mineo, Mtra. Mariana Rangel Padilla, Mtro. Rogelio Ríos Herrán y Dr. Gustavo Verduzco Igartúa. Gracias también a l@s alumn@s y profesor@s que asistieron con sus grupos y que alentaron su participación en esta serie de paneles. Los esperamos en la siguiente serie, donde abordaremos temas relacionados con las fronteras de Norteamérica.

martes, 3 de noviembre de 2009

Gobernar en prosa

El periódico español El País ha publicado un artículo sobre la presidencia de Barack Obama que se titula "La revolución pendiente". La esperanza que despertó, tras relevar al impopular George W. Bush, está cobrando ya una factura. La gente quiere ver qué más viene con el cambio que anunciaba el Senador de Illinois. Es cierto, Obama ha ordenado el cierre de Guantánamo, ha apoyado aparentemente de forma exitosa un programa de recuperación para varias empresas y la crisis financiera está anunciando su fin. Obama es popular, pero el aire de misticismo ha desaparecido (lo que aquí hemos insistido que es bueno). La política exterior marcha lenta, pero a un paso seguro. El País insiste en que lo que le falta a Obama es definir su presidencia y creemos que eso podría lograrlo si pasa una buena ley de seguridad social. Mientras tanto, la gente se desespera un poco (especialmente porque no ha tomado una decisión sobre Afganistán) y le baja la popularidad en las encuestas a un 50% ó 55%, que es muy aceptable. El País sostiene que: "Estamos, pues, apenas en los albores de lo que puede ser una revolución. Sólo con que una parte de lo que Obama ha propuesto a su propio país y al mundo se cumpliese, nos encontraríamos ante una figura para la posteridad. Pero también podríamos estar en los albores de una monumental decepción." A Obama le urge una victoria contundente.

domingo, 25 de octubre de 2009

La amenaza de la influenza A y los negocios pequeños

En Estados Unidos ya hay 46 de 50 estados con alerta por la influenza A H1N1. En México no se ha declarado una alerta similar, pese a que también hay un importante número de casos reportados. En Estados Unidos las vacunas se han retrasado y la cantidad disponible no es suficiente para las personas que han acudido a protegerse de este virus. La situación no es para ponerse paranoicos. Que el Presidente Obama declare esto como una emergencia nacional permite a los hospitales saltarse trámites burocráticos y actuar con prontitud, una medida que también se relaciona con tener un acceso más rápido a los medicamentos en cuestión. Mientras tanto, el debate por el programa de salud sigue en pie. Finalmente, surge el mismo peligro que destruyó la iniciativa de salud de Bill Clinton: los pequeños negocios han dicho que el esquema de seguridad social les perjudica bastante. Con Clinton fueron los que más cabildearon hasta que tronaron la iniciativa. ¿Le ocurrirá lo mismo al proyecto de Obama?

viernes, 9 de octubre de 2009

Extraordinarias expectativas

El comité del Premio Nóbel de la Paz ha decidido que el ganador de este año sea Barack Obama, presidente de los Estados Unidos de América. Desde que era aspirante al Senado, Obama se ha distinguido por un enfoque pacifista y multilateralista, una trayectoria que hoy se corona con este codiciado premio. El anuncio ha sido una sorpresa, ya que Obama no era el favorito, sino Morgan Tsvangirai, Primer Ministro de Zimbabwe (sigue participando, Bono). Sin embargo, el comité decidió recompensar las intenciones de Obama en lograr un mundo más pacífico. Entre sus logros se encuentran su nuevo enfoque hacia el Islam, a través de los discursos en El Cairo y Estambul, la vuelta al multilateralismo, la apertura para negociar sin condiciones con Irán y Corea del Norte, el anuncio del cierre de la prisión de Guantánamo (que sigue abierta), las negociaciones entre Israel y la ANP y el discurso en la ONU de "no más armas nucleares". No obstante, Obama actualmente debe decidir si enviar 40,000 soldados más a Afganistán o no. En Irak sigue habiendo soldados estadounidenses y en ninguno de los dos casos puede sacar las tropas inmediatamente sin que eso cause una mayor inestabilidad en la región. En síntesis, es una buena noticia para Obama: la Academia Noruega le ha dado un gran apoyo al recompensarlo por lo que ha estado intentando hacer desde que llegó a la Casa Blanca y esto quizás le dé una mayor estatura frente a los republicanos (sin olvidar que hay muchos "provincianos" a los que no les interesa lo que piense el mundo). Por otro lado, la salida de Bush ya de por sí auguraba un cambio de ánimo internacional, que hubiera sido mucho menor de haber ganado John McCain. Pero no podemos olvidar que también representa un enorme compromiso para Barack Obama: será más difícil hacer un cambio de trayectoria y se ve obligado a entregar resultados tangibles en los años que le restan de su mandato.

domingo, 4 de octubre de 2009

IT'S HEALTH CARE, STUPID!

La reforma de seguro social es una verdaera tarea titánica. La ley de 1965 ha quedado sobrepasada por los retos que impone una mayor cantidad de "babyboomers" que utilizan estos servicios y una población que, aunque va en aumento, no es suficiente para cubrir los fondos que requieren adultos mayores que tienen una esperanza de vida más larga y donde los gastos médicos son muy caros. Bill y Hillary Clinton lo intentaron en 1993 y fracasaron. En 2009 es Obama quien vuelve a la carga, según una de sus promesas de campaña. Viendo la experiencia de la Administración Clinton, el Presidente ha tomado algunas previsiones, como dejar que sean los congresistas y senadores quienes arreglen los detalles de la reforma y no enviarles la propuesta nada más para que digan "sí" o "no". También, esta vez corrigieron algunos detalles y la Small Business Association no es una enemiga, como con los Clinton. Es decir, ha logrado "amarrar" a algunas partes cruciales. Aunque sabemos que hay muchas cosas que también son importantes y que el mundo no se detiene mientras los cabilderos, la gente de Obama y los principales interesados se ponen de acuerdo, lo cierto es que no se debe dejar que otros asuntos distraigan la atención de lo verdaderamente importante, especialmente si son "gratuitos". Primero fue el problema entre Henry Louis Gates, Jr. y la policía de Boston y luego la apuesta de la alcaldía de Chicago por ser la sede de los Juegos Olímpicos de 2016 lo que logra captar más el interés de la audiencia, aunque sea por un corto plazo. El presidente no debe dar la impresión de ser un improvisado o alguien que se distrae fácilmente, sino de seguir una agenda donde las prioridades están bien marcadas. No es el árbitro de todas las peleas y no es un "multichambas". La reforma del seguro social es demasiado relevante para el futuro de Estados Unidos como para dejarla en un segundo plano.

martes, 29 de septiembre de 2009

Obama y los ayatolás

Barack Obama estuvo la semana pasada en la ONU en lo que se ha dicho que fue una histórica porque por primera vez un mandatario estadounidense preside una sesión del Consejo de Seguridad. Entre las cosas que le fueron aplaudidas fue la declaración de que Estados Unidos es un país poderoso, pero que no va a resolver los problemas del mundo solo. Este rechazo al unilateralismo fue muy bien recibido y marcó, una vez más, la distancia entre Obama y Bush. Sin embargo, esto nos muestra dos cosas: por un lado, en una visión que coloca a este país como el más poderoso, es una en la que los estadounidenses desean ver un mayor compromiso por parte de sus aliados, especialmente los de la OTAN en relación a las operaciones en Afganistán. Por otro lado, podemos interpretarlo como otra visión en la que la otrora "única nación indispensable del siglo XXI" reconoce que su poder tiene límites y que hay otros poderes emergentes. Los días destinados a las actividades de la ONU por parte de la Casa Blanca trataron sobre las armas nucleares y Estados Unidos, entre otras naciones, se comprometieron a liberar a este planeta de ellas. Bueno, aunque no tan pronto como algunos pacifistas quisieran, ya que Irán anunció que tiene una nueva planta en construcción como parte de su programa de energía nuclear. Obviamente, el anuncio llegó después de negociaciones y presiones tras bambalinas en un esquema muy complicado. Algunos analistas apuntan a que el fin del controvertido escudo antimisiles que Bush planeaba construir y que incomodaba a Rusia, es una de las razones por las que ahora hay "luz verde" para presionar al gobierno iraní, ya que Rusia es uno de sus aliados. Por supuesto, no se hicieron esperar los llamados a mayores sanciones, que son apoyadas por Rusia y China. Al respecto, fue interesante que el anuncio que hiciera Obama sobre este tema, dentro del marco de la reunión del G-20 en Pittsburgh, estuviera acompañado de Gordon Brown y Nicolás Sarkozy, que no tienen tanta injerencia sobre Irán, en vez de estar con Dmitri Medvédev o Hu Jintao. Hay quien dice que incluso Angela Merkel debió estar incluida. En fin, veremos si en el caso de Irán, las potencias y la ONU demuestran haber aprendido de errores que cometieron en el pasado.

lunes, 21 de septiembre de 2009

Eventos relacionados con Norteamérica

A través de este medio les hacemos partícipes de dos eventos relacionados con Norteamérica que estamos seguros que son de su agrado y de su interés: 1. La Cátedra de Investigación en Desarrollo Económico y Social del ITESM, Campus Monterrey, le invita a la presentación del trabajo: ASIMILACIÓN DE MIGRANTES MEXICANOS EN ESTADOS UNIDOS A cargo de: Mtra. Sonia Monárrez Martínez, estudiante del Doctorado en Políticas Públicas de la Escuela de Graduados en Administración Pública y Política Pública (EGAP)del Tecnológico de Monterrey Fecha: Miércoles 23 de septiembre. Hora: 9:00 am. Lugar: Sala Faculty, ubicada en el edificio de DAF (a un lado del Departamento de Economía) en el Campus Monterrey. 2. "La música Motown y su impacto en la Sociedad Norteamericana" Conferencia impartida por Brian Corteville, Vice-Cónsul de los Estados Unidos Organizado por: Maestra Elena Moreno Fecha: Lunes 28 de septiembre de 2009 Hora: 12:00 pm a 1:00 pm Lugar: Sala Mayor Rectoría, Tecnológico de Monterrey campus Monterrey Entrada libre y abierta a todo público

sábado, 19 de septiembre de 2009

El elefante en la tienda de cristal

Hace unos días, el ex presidente Jimmy Carter habló sobre las dificultades que enfrenta la Administración Obama-Biden, especialmente las que se relacionan con el programa de salud que están proponiendo. Pero lo que ha levantado ámpula por todo el país es que haya dicho que detrás de las críticas estaba el hecho de que había mucha gente en Estados Unidos que no soportaba la idea de un presidente afro-americano. Por supuesto, los críticos de Carter han dicho que sólo está tratando de dispersar la atención, están sacando a flote todos los errores de Carter como presidente y están tratando de "demonizarlo" para que sus palabras pierdan efecto. Pero no hay forma de dar marcha atrás. El tema tenía que salir tarde o temprano. Obama fue muy inteligente durante la campaña como para mantener la cuestión racial a raya con el famoso discurso en el que -más o menos- dijo que no podía negar ni los sentimientos de su pastor Wright (con el cual rompió) que sentía un resentimiento hacia los blancos, ni rechazar a su abuela blanca que alguna vez le había hecho un comentario negativo sobre los negros. Sin embargo, el asunto ha estado ahí desde el Día Uno. En una ocasión, cuando un chimpancé escapó de un zoológico y fue abatido a tiros por la polícia, el New York Post (un periódico muy conservador, a diferencia del New York Times) publicó una caricatura sobre el incidente, pero lo vinculó con la propuesta de recuperación económica que el Presidente recién había mandado al Congreso. La frase decía "A ver ahora quién les manda más iniciativas". Era muy ingenuo pensar que por el hecho de tener un presidente afroamericano todos los estereotipos y resentimientos entre los diversos grupos étnicos desaparecieran mágicamente. El tema está ahí y hay que discutirlo. Lo que la presidencia de Obama significa, en términos raciales, es que no todos los negros tienen resentimiento a los blancos y que no todos los blancos tienen miedo de un presidente que sea de otro color o grupo étnico.

jueves, 10 de septiembre de 2009

El discurso sobre Salud

Barack Obama dio un discurso anoche ante una sesión conjunta del Congreso de Estados Unidos. En este video puedes empezar a ver su discurso, en el que presentó su propuesta, aclaró malentendidos y pidió al Congreso que trabajara al respecto, que olvidara las diferencias partidistas por el bien de los estadounidenses. Finalmente, Obama comienza a dar señales de que está aprendiendo a ser Presidente, que es parte del ciclo que todos los mandatarios realizan. Arreglar la salubridad social de Estados Unidos no va a ser fácil, porque de alguna manera implica subir impuestos y ampliar el gasto gubernamental, algo que es contrario a los ideales del partido republicano. Pero la salud de los estadounidenses está en juego y el problema se agrava a medida que pasa el tiempo y no se ponen manos a la obra. Este discurso deja algunas piezas sueltas. Obama no especifica cómo se cubrirán los costos de este plan, es decir, en qué plazos y exactamente de dónde saldrá el dinero. Sin embargo, fue su manera de obligar a los congresistas a tomar una posición con respecto a la salubridad social. Falta ver si la retórica convence. Para ver el video: http://www.youtube.com/watch?v=kYcyFMbmdmA

viernes, 4 de septiembre de 2009

¿Qué es HEALTH CARE? O el sistema de salud social

1. No hay un sistema universal para atender la salud de los ciudadanos, como nuestro IMSS. 2. La gente tiene que obtener un seguro de gastos médicos a través de su empresa o pagándolos de su propio bolsillo. 3. El gobierno sólo cubre los gastos de los ciudadanos de 65 años en adelante a través de Medicare (1965). 4. Las familias de bajos ingresos, niños, mujeres embarazadas y personas con capacidades diferentes pueden solicitar apoyo mediante Medicaid (1965). 5. Hay otros programas para niños de familias que no califican para recibir ayuda de Medicaid. Y los veteranos tienen una prestación del gobierno. ¿Cuál es el problema? 1. Los costos de las primas que calculan los deducibles son cada vez más altos, por lo que cada vez hay más gente que no puede pagar una póliza de seguro (que, además, tienen muchas restricciones). O, aún teniendo seguro, no puede pagar el deducible. 2. Parte del problema financiero de Estados Unidos proviene de la gente que debe dinero de sus gastos médicos. 3. Que el gobierno se haga cargo de estos gastos es un problema para muchos porque va en contra de la idea liberal de un gobierno pequeño. En este esquema, entre más grande sea el gobierno, más necesidad tiene de crear impuestos. 4. Que para mucha gente, un programa gubernamental que subsidie a gran parte de la población va en contra de los valores americanos. Concretamente, el miedo es a que la gente deje de trabajar o buscarse las cosas por su cuenta sabiendo que el gobierno le pagará esos gastos. No quieren tener gente que esté nada más estirando la mano. Sin embargo, esta idea de evitar la intervención del gobierno en la economía choca con la realidad de los gastos exorbitantes de la salud. ¿Cuáles son las propuestas? 1. Pasar una ley que haga obligatorio que los empleadores proporcionen un seguro de gastos médicos a sus empleados, expandir Medicaid. 2. Establecer un plan de salud social para los que no sean incluidos en el esquema anterior. ¿Cómo puede pagarse? 1. Con impuestos y permitiendo que las empresas hagan donaciones. Pregunta: ¿Y si mejor ponen un tope a los costos de hospitales y médicos?

lunes, 24 de agosto de 2009

Obama: REAL change? los primeros seis meses

Barack Obama ganó las elecciones primarias del partido demócrata y luego las elecciones presidenciales de Estados Unidos en 2008 con la promesa del cambio. "CHANGE" fue el mantra que llevó al joven senador de Chicago a Washington, D.C. en una meteórica carrera. La palabra "cambio" resumía el hartazgo con la Administración Bush-Cheney y fue tan poderosa que hasta sus rivales la incluyeron de alguna manera en sus slogans publicitarios. Barack Obama ha ordenado el cierre de la cárcel de Guantánamo, en un intento por distanciarse de su predecesor. Hillary Clinton ha recorrido el mundo anunciando un cambio de actitud y una politica exterior donde Estados Unidos reconoce que es indispensable que colabore con otros, en vez de actuar solo. En relación a México algunas cosas permanecen igual y otras apuntan hacia cosas nuevas. ¿Cuáles? En companía del Dr. Víctor López Villafañe y el Lic. Rogelio Ríos lo discutiremos el viernes 28 de agosto en la Sala 1 de Aulas VI del Campus Monterrey (Tec de Monterrey) a las 11:00 a.m., la entrada es gratuita.

viernes, 14 de agosto de 2009

La Cumbre trilateral

Stephen Harper, Barack Obama y Felipe Calderón se reunieron en Guadalajara los días 9 y 10 de agosto. Estados Unidos, por cierto, estrena Embajador en México (Carlos Pascual, de quien hablaremos la próxima semana). Hay que recalcar que las relaciones norteamericanas no se encuentran en su mejor momento, pero también hay que decir que éstas han estado peor en otras ocasiones. Por lo menos esta vez no tenemos ningún mandatario que abiertamente se oponga a un trato cordial con Estados Unidos (como Jean Chrétien) o con México (¿Ronald Reagan?) o Estados Unidos (Luis Echeverría Álvarez). Los Congresos y el Parlamento siempre tienen personajes que hacen su carrera política basados en la oposición al vecino... pero aún así, la cooperación se da. Las reuniones norteamericanas son más que una foto. La interdependencia de las tres economías es tan grande, que los gobiernos no se pueden dar el lujo de ignorarla. Barack Obama, con su cláusula de "Buy American" ha exhibido una politica anacrónica que debería empezar a remover. Una cláusula "Buy North American" nos beneficia a todos, especialmente si recordamos que la industria automotriz es un ejemplo de esta cooperación norteamericana. Varios expertos han señalado que la competitividad norteamericana ha disminuido por el proteccionismo de los últimos meses. De modo que, ahora que ya están saliendo a la luz las cifras, esperamos que pueda haber información suficiente para alentar esta cooperación trilateral. Estados Unidos tiene la suerte de contar con dos vecinos que siempre han estado de su lado y que le aportan elementos (como mano de obra barata) para competir contra los bloques asiático y europeo. Y hay que recordar: los Jefes de Estado y de Gobierno son la punta del iceberg. Son la parte visible de un enorme engranaje burocrático que hace que las cosas sean posibles. Mientras que los que no salen en estas fotos, hagan su trabajo de cooperación, todo irá bien, aunque eso no ocupe grandes titulares.

viernes, 7 de agosto de 2009

Sonia Sotomayor hace historia

La jueza Sonia Sotomayor fue confirmada ayer por el Senado de los Estados Unidos con una votación de 68 votos a favor y 31 en contra. Hay que resaltar que, por motivos de salud, Ted Kennedy (D-Mass) no pudo votar a favor de Sotomayor. Obama se apunta un tanto con la confirmación de Sonia Sotomayor y consigue que sea la primera latina en la Suprema Corte de Justicia. En los años venideros podremos atestiguar la influencia que tendrá esta decisión. Sotomayor tiene 55 años y John Roberts, el Jefe de la Corte, es un año menor. Ambos tendrán un enorme peso en las leyes de Estados Unidos y, si ella resulta ser tan liberal como los seguidores de Barack Obama esperan, será un excelente contrapeso a las decisiones de Roberts, que es un juez conservador. Así es como debe conservarse el equilibrio en una institución tan relevante como la Suprema Corte de Justicia. Que algunos republicanos se hayan opuesto a la candidatura de una mujer que además es latina, es algo que debe pensarse. No se puede demostrar todavía si esto le constará votos de las mujeres y la comunidad latina a un partido que en los últimos años ha visto decrecer los votos de estos grupos. Lo que es un hecho es que la nominación de Sotomayor ha puesto algunos temas en la agenda estadounidense por menos de aquí a las elecciones intermedias de 2010: la acción afirmativa, el derecho a portar armas, las cuestiones de género y de raza. Sin duda, temas que Estados Unidos tiene pendientes. Con esto queda como asunto principal el sistema de salud, que será el tema obligado en los días que vienen.

martes, 4 de agosto de 2009

¡Feliz cumpleaños, Sr. Presidente!

Barack Obama cumple 48 años hoy. ¡Feliciades, Sr. Presidente!

jueves, 30 de julio de 2009

Relax... and have a beer?

Desde el principio, el asunto del profesor Henry Louis Gates, Jr. y el sargento James Crowley me pareció un grito desesperado de atención. Hacia Gates, claro. El caso ha sido exagerado, pero la mayor víctima no es ni Gates, ni Crowley, ni la mujer que hizo la llamada al servicio de 911 a petición de una vecina (conste, la grabación probó que ella no hizo ninguna mención racial). La víctima es el programa de salubridad que la presidencia de Obama trata de aprobar en el Congreso. Y el culpable no es otro que el mismo Obama. En la rueda de prensa donde se hablaría del plan para mejorar el servicio de salud, la última pregunta para el Presidente fue sobre el caso Gates. Obama debió haber dicho que no era competencia suya, que el tema que le importaba más era la salud. Pero dijo una estupidez y se inmiscuyó en el asunto. Para tratar de que el caso Gates ya no sea una nota periodística, Obama se reunirá hoy con Gates y Crowley en la Casa Blanca para tomar una cerveza y discutir. Me llamó la atención que en una cultura donde los menores de 21 años pueden comprar armas, enlistarse en el ejército, abortar, casarse y realizar otras decisiones importantes, no puedan hacer eso: tomar una cerveza. Pero, si leen este artículo de la revista Slate entenderán poque Obama ha invitado una cerveza (y no cualquier bebida sin alcohol) a los implicados en el caso (menos la señora que hizo la famosa llamada): http://www.slate.com/id/2223756/ Así que: relax... and have a beer!

viernes, 17 de julio de 2009

Clinton, Sotomayor e Indonesia

Todo parece indicar que Sonia Sotomayor será la primera latina en la Suprema Corte de Justicia. Así los republicanos atrasen una semana más la votación, el período de las audiencias ha terminado y Sotomayor no reveló en ellas nada que pudiera echar atrás su candidatura. De hecho, sus respuestas fueron tan vagas en algunos casos, que la astuta latina se ha convertido en un misterio mayor. En temas como el aborto, no respondió nada relevante y se limitó a asegurar, una y otra vez, que la Constitución es la ley suprema y que no se sujeta a otras leyes. Si los republicanos no la confirman, tendrán un problema (eso se ha repetido hasta el cansancio, sin aportar pruebas) en sus distritos con sus votantes hispanos. Sonia Sotomayor será, pues, la primera latina elegida para la Suprema Corte de Justicia, en sustitución del moderado (y aburrido) David Souter. Por su parte, Hillary Clinton dio un discurso en el Consejo de Relaciones Exteriores, en Washington, sobre su visión de política exterior. De acuerdo con las malas lenguas, Clinton está siendo eclipsada por Obama y por algunos de su equipo. La realidad es que estos primeros meses de la política exterior de la nueva administración han sido de dar a conocer al joven presidente y tratar enmendar relaciones con todo el mundo (literalmente). A partir de ahora es cuando se terminan las excusas para Obama y lo que veremos será cómo sigue parte de la herencia de Bush en asuntos como las prácticas de la CIA y la frontera con México. Clinton viaja a la India y a la cumbre de ministros de la APEC. Por cierto, los bombazos en el Ritz Carlton y J.W. Marriot de Indonesia pondrán a prueba las relaciones de Obama con el país en el que vivió cuando niño. También, veremos hasta qué punto ejecuta cambios en la política exterior anti-terrorismo (o no). Por lo pronto, Obama se enfoca más en su plan de seguridad social (que ciertamente debe ser más importante que los atentados, porque es parte de sus promesas de campaña y está vinculado al déficit del gobierno), que en otra cosa. Al grado, según dicen las malas lenguas, de robarle protagonismo en cadena nacional a Hillary Clinton.

viernes, 10 de julio de 2009

Obama y el G-8

La visita de Obama a Italia para la Cumbre del G-8 (+5)puede que sólo haya sido fructífera para África, al conesguir 20 mil millones de dólares. Poco a poco el mundo y sus líderes se acostumbran a Obama y éste se va quedando como figura de Presidente de Estados Unidos y va perdiendo el estatus de celebridad que lo rodeaba incluso hasta hace pocas semanas. Eso es bueno. El mundo debe ser capaz de tratar a Obama en su justa dimensión, la de un ser humano, que resulta ser presidente de uno de los países más poderosos del mundo, lo cual no es poco. Pero nada más. De esta manera, se rebajan las altísimas expectativas que había creado su llegada a la Casa Blanca y permiten que el criterio con el que se midan sus éxitos y sus fracasos sea más imparcial. Enhorabuena.

viernes, 19 de junio de 2009

Irán y Barack Obama

Las manifestaciones post-comicios en Irán representan un reto para Barack Obama que no había contemplado. Aparentemente hay un movimiento opositor de gran magnitud que está desafiando al régimen revolucionario regido por los ayatolás, sin apoyo del exterior. Obama ha tomado una actitud que ha sido muy criticada por los republicanos, ya que el Presidente ha decidido no intervenir directamente. Hacerlo podría empeorar la situación del incipiente movimiento pro-democrático, que sería acusado por los ayatolás de estar manipulado por Estados Unidos. Indirectamente, Obama ha pedido a YouTube, Twitter, Facebook y los sistemas de información por internet, que provean las facilidades para que la gente pueda reportar lo que ocurre en Irán. Puede que esto sea poco para los republicanos, pero aún "la nación más poderosa del mundo" tiene opciones limitadas y no puede intervenir en todos lados. Es una lección que cuesta digerir en una época de crisis en donde Estados Unidos ha perdido fuerza. Así que la opción que Obama ha elegido es prácticamente la única. Dependiendo de cómo se desarrollen los eventos en los próximos días, se podría pasar a una acción diplomática en foros internacionales. Sin embargo, mostrar paciencia y no esgrimir un discurso hiper-patriótico es una excelente opción. Las estrategias de apoyo diplomático quedan en manos de su Secretaria de Estado, que en estos meses ha demostrado ser una excelente colaboradora y estar poniendo su capital político al servicio de su antiguo rival.

viernes, 1 de mayo de 2009

Cien días, ¿qué significan para México? Por: Rogelio Ríos Herrán

Rogelio Ríos ha sido invitado para colaborar con un análisis de la relación bilateral México-Estados Unidos con motivo de los primeros 100 días del gobierno de Barack Obama. No deja de ser irónico que casi en el cumplimiento de los primeros 100 días de Barack Obama como Presidente de Estados Unidos, tuviera la Casa Blanca que salir a aclarar ante los medios el 26 de abril que no consideraba que el gobierno mexicano hubiera ocultado información sobre la influenza y riesgos de contagio al momento de la visita de Obama los días 16 y 17 de abril. Del encuentro de Felipe Calderón y el entonces Presidente electo Barack Obama en enero, días antes de la toma de posesión presidencial en Estados Unidos a la visita del Presidente Obama a México a mediados de abril transcurrieron tres meses en los cuales el posicionamiento de temas importantes para los mexicanos –el contrabando de armas y la corresponsabilidad en la lucha contra el narcotráfico- se logró con razonable éxito para el gobierno mexicano a pesar de la intensa batalla mediática por rescatar a la imagen de México de las garras del concepto de “Estado fallido”. Hubo incluso indicios alentadores de una revisión a fondo del tema migratorio después de la reunión del Presidente Obama con el caucus hispano el 18 de marzo -sobre la cual el muy influyente Consejo Nacional de La Raza dijo que había que aplaudir el liderazgo del caucus hispano del Congreso y el compromiso presidencial en el tema- como para pensar que en efecto el panorama de la relación, por fin, se empezaba a aclarar para los mexicanos con la llegada de un nuevo presidente a la Casa Blanca y a pesar de la zozobra de la imagen internacional de México. No será policiaca ni militar, ni estratégica ni comercial o migratoria la nueva senda por la que debe transcurrir la siempre complicada relación bilateral, sino por la de la vecindad epidemiológica, pues son las áreas científicas y médicas, alejadas naturalmente de la mala influencia política, en donde puede florecer una cooperación honesta y desinteresada entre mexicanos y estadounidenses. En el fondo de todo, sin embargo, permanece intacta la interdependencia entre México y Estados Unidos, contra la cual se miden los 100 días de Obama con un balance positivo en la relación bilateral que desde ahora luce distinta a como se veía con el inquilino anterior de la Casa Blanca. Hay una gran ventana de oportunidad para los mexicanos, no dejemos que se cierre.

La política comercial de Obama, por Mariana Rangel

El diseño de una política comercial que equilibre las presiones internas e internacionales es uno de los retos más complejos que enfrenta el presidente Barack Obama. El proteccionismo resulta una postura muy atractiva en una situación de crisis económica y el creciente desempleo. El discurso que ha adoptado el presidente Obama en sus primeros 100 días respecto a la política comercial no han sido tan conservador como sus declaraciones de campaña, pero las medidas aplicadas hasta la fecha revelan un escenario político muy complejo que obligará a que el presidente realice continuas negociaciones con una Cámara de Representantes y un grupo de sindicatos que impulsan un fuerte proteccionismo. Una señal positiva para sus socios es que durante su reciente visita a México, algunos miembros del gabinete de Obama señalaron que no buscaría reabrir el TLCAN. Asimismo, el representante comercial Ron Kirk, indicó que existe un amplio consenso bipartidista frente a la ratificación del TLC con Panamá. Por otra parte, en los últimos tres meses han surgido dos medidas que han generado un gran descontento entre los socios comerciales de Estados Unidos y los sectores pro-libre comercio: el Acta de Reinversión y Recuperación Económica Americana (ARRA) con su cláusula “Buy American” y la cancelación del programa piloto de transportistas mexicanos en el marco del TLCAN. El ARRA contiene una cláusula que exige que los proyectos financiados por estos recursos se compren productos hechos en Estados Unidos. Los cambios que relajaron las cláusulas originales fueron vistos como una victoria para la administración de Obama y como una señal de la forma en que el presidente equilibrará sus promesas de campaña ante los grupos proteccionistas frente a las fuertes protestas de los socios comerciales.Otro asunto que revela la fuerte pugna entre los sectores conservadores y los liberales en el tema del comercio es la cancelación del programa piloto con los transportistas mexicanos. La suspensión del programa piloto generó una represalia por parte del gobierno mexicano, quien a partir del 19 de marzo de 2009 estableció aranceles que van del 10 al 45 por ciento a 89 productos de Estados Unidos con un costo estimado para los exportadores americanos de $2,400 millones de dólares. Hasta la fecha sí se ha logrado movilizar a ciertos grupos que están sufriendo las consecuencias de la represalia y que han acudido a sus representantes para pedirles que reviertan esta medida, pero aún no se ha logrado un acuerdo concreto en el Congreso. La inserción de Estados Unidos en el entramado de acuerdos de libre intercambio, tanto a nivel multilateral como bilateral, complica la toma de decisiones. La administración Bush se caracterizó por promover la liberalización comercial alrededor del mundo. Se prevé que Obama tome con mayor calma la firma de nuevos acuerdos comerciales y que despliegue una política más agresiva de supervisión de los compromisos que se encuentran en los tratados existentes, particularmente en el tema de protección al medio ambiente y los estándares laborales. En síntesis, los primeros 100 días de Obama nos revelan una política comercial en la cual los temores de un presidente proteccionista están lejos de convertirse en realidad. Sin embargo, habrá que seguir de cerca las decisiones tomadas en un Congreso que sí busca limitar el libre comercio mediante barreras no arancelarias como una forma de atraer el apoyo de quienes han sido golpeados por las políticas de apertura implementadas durante los últimos años y aquellos que están sufriendo los efectos de una economía en crisis.

miércoles, 29 de abril de 2009

Los primeros 100 días de la Presidencia de Obama

Cien días no son suficientes para evaluar o predecir cómo será la Presidencia de Obama. Son cien días naturales, pero no cien días hábiles. Como sea, es un tiempo de ajuste en el cual se empiezan a alinear las piezas para trabajar. El Presidente está sujeto al control del Congreso, que tiene que aprobar las nominaciones de muchísimos funcionarios, entre ellos el de la Secretaria de Salud, Kathleen Sebelius, ex gobernadora de Kansas. La nominación se habia pospuesto, pero la emergencia del virus de la influenza ha hecho reaccionar a los congresistas, por lo que Sebelius ya es titular de Salud. Cien días sirven para probar el carácter y la inteligencia de una administración. Al menos eso quiso probar Franklin Delano Roosevelt en 1933 cuando inició esta tradición. Bill Clinton cometió el error de introducir en sus primeros tres meses la famosa ley sobre los gays en el ejército, que fue un fracaso bochornoso que lo debilitó temporalmente. Obama aprendió esta lección y se cuidó de enviar iniciativas controversiales al Congreso. Un punto clave es la guerra contra el terrorismo. Para empezar, se le ha buscado un efeumismo para distanciarse de esta etiqueta de la era Bush. Después, se ordenó el cierre de Guantánamo (en un año), símbolo de la mala imagen estadounidense y todo lo erróneo relacionado con esta guerra. Tercero, se habla de retiros escalonados, de nuevas estrategias, pero no de una salida en menos de dos años. Al respecto, salir de Iraq o de Afganistán sin crear un problema mayor no es tan sencillo, por lo que Obama ha tenido que seguir algunas políticas heredadas por Bush. Pero hay otros asuntos en donde Obama no tiene opción: la economía no puede esperar a mejores tiempos y ha ésta ha sido una prueba en la que se requiere inteligencia y creatividad. Aquí los resultados son mixtos y por lo pronto, con la quiebra de GM hemos visto a un Presidente que no teme intervenir incluso pidiendo la renuncia de un directivo de una empresa privada. México ha sido una prueba de fuego: por un lado, el tema del comercio en el que Calderón ha dado una fuerte réplica al cierre del programa piloto de los traileros mexicanos en Estados Unidos. Por otro, la violencia transfronteriza provocada por el narcotráfico. Y tercero, la crisis que estamos viviendo por el brote de influenza porcina que todavía no sabemos cómo y cuándo acabará. Obama es un presidente muy popular, tanto con el público en general como con sus homólogos de aparentemente todo el mundo. Como atestiguamos en sus visitas a Europa y a México, es "el Seductor en Jefe", ya que hasta Hugo Chávez quiere ser su amigo (why can't we be friends?). Pero sus políticas, especialmente las económicas y fiscales, no son tan populares. Por no hablar de cómo el "memo sobre la tortura" y la decisión de no perseguir a quienes realizaron actos de tortura ha calado hondo en la prensa liberal que lo adoraba incondicionalmente, hasta ahora. El resultado de estos 100 días es mixto, hay cosas que no han funcionado y se han cometido algunos errores, pero el futuro luce promisorio.

viernes, 17 de abril de 2009

Smart Diplomacy

La visita de Barack Obama fue una muestra de la "diplomacia inteligente" que se seguirá durante su presidencia. Obama vino con un plan para reforzar la frontera estadounidense y recordar que no han ratificado un tratado internacional sobre la prohibición de exportación de armas de asalto. Aunque no parece posible que el Congreso estadounidense se sume a esta propuesta, hay un buen margen de acción partiendo del entendimiento que hay barreras que no se pueden derribar. Pero que, por lo menos por esta vez, estamos juntos en la lucha contra el narcotráfico. Cabe resaltar que las noticias son en torno a la captura de armas y a la propuesta de una reforma migratoria que Obama anunció poco antes de viajar a México. El presidente estadounidense repite el mantra de Hillary: "somos co-responsables". Sin embargo, la violencia en México continúa. Las medidas de atrincheramiento son del otro lado, no de éste. Por eso es imprescindible la figura de un Zar de la Frontera -que ojalá tenga su homólogo mexicano-, para que las políticas que se diseñen y se implementen se hagan con base en la realidad de la frontera, no en base a cómo se la imaginan los funcionarios de Washington, D.C. y México, D.F. La gente de la frontera está más dispuesta a cooperar con los del otro lado, porque han aprendido que así es como se resuelven los problemas. Por supuesto, habrá un vergonzoso muro a lo largo de la frontera, lo que significa que Barack Obama, con todo y su carisma, piensa seguir algunas de las políticas heredadas por George W. Bush.

jueves, 16 de abril de 2009

miércoles, 15 de abril de 2009

En vísperas de la visita de Barack Obama a México

Recomendamos los artículos sobre México publicados por Slate Magazine: http://www.slate.com/id/2216036/ "A Failed Relationship" Slate looks at America's dysfunctional ties with Mexico. Updated Tuesday, April 14, 2009, at 6:56 AM ET How can two countries that share a 2,000-mile border and centuries of history know so little about each other? As President Barack Obama prepares for his April 16 visit to Mexico, Slate and the New America Foundation teamed up to produce a series of articles that explores the strained relations between the United States and Mexico. "Meet the Narcos: Mexico's drug cartels have terrible marketing skills. The government hopes it stays that way," by Susana Seijas. Posted April 14, 2009. http://www.slate.com/id/2216043/ "Our Model Neighbor: Ignore the bad press; Mexico has undergone an economic and political transformation over the last decade," by Barbara Kotschwar. Posted April 14, 2009. http://www.slate.com/id/2216040/ "Calderón's War of Choice: How Mexico's war on drug cartels is like the war in Iraq," by Jorge Castañeda. Posted April 14, 2009. http://www.slate.com/id/2216037/ "Distant Neighbors: The massive misunderstandings that plague the relationship between the United States and Mexico," by Andres Martinez. Posted April 14, 2009. http://www.slate.com/id/2216038/ "What Turkey Can Teach Us: In search of a more perfect union with Mexico," by Parag Khanna. Posted April 14, 2009. http://www.slate.com/id/2216041/

jueves, 2 de abril de 2009

Los retos de Obama

La gira de Obama por Europa lleva al nuevo presidente a enfrentarse a nuevas situaciones. Por un lado, tenemos que en la actual cumbre del G-20 no todos están siguiendo su liderazgo. A pesar de la urgencia de los problemas financieros, para todos los mandatarios presentes, las noticias en casa son sobre su desempeño y cada quien trata de llevar agua a su molino. Dicho de otra forma, están preocupados por cómo los reflejen los medios. De modo que Gordon Brown está usando la crisis para ganar apoyo al interior de Gran Bretaña; Nicolás Sarkozy está intentando regresar con la casaca de héroe, lo mismo que Lula. Mientras que Angela Merkel está haciendo un trabajo serio de poner regulaciones para evitar que esto se repita. Luego están las que se preocupan más por el modelito que van a lucir, que por otras cosas... Obama es uno de los más activos en la Cumbre. Ya aprovechó para conocer a Medveyev y a otros líderes del G-20 que son importantes para su agenda internacional, ya tiene agendados viajes al exterior (Moscú entre ellos). Obama está siendo recibido con muchas expectativas, ya que es su oportunidad que él no es George W. Bush y para imprimirle un sello personal a sus relaciones con las regiones representadas en el G-20, de extender la mano, de escuchar consejos y usar la Cumbre para presionar al Congreso para que apruebe su plan de recuperación económica. A pesar de que Obama apenas tomó posesión de su puesto en enero, tiene que cargar con el pasado de la institución presidencial y de su país. Así que le toca escuchar las críticas del manejo de la economía estadounidense de los últimos 8 años. Las consecuencias de la arrogancia neoconservadora no han terminado de subsanarse en un mundo para el cual Estados Unidos tiene el doble papel de aliado y enemigo. Eso lo vivirá el joven mandatario en carne propia cuando se enfrente al escepticismo europeo y las críticas de las economías emergentes. No obstante, lo más importante es exhibir un internacionalismo humilde y una diplomacia inteligente.

sábado, 28 de marzo de 2009

The Simeprode speech

After Hillary Clinton's visit to SIMEPRODE, the Monterrey press has been asking about the stark contrasts of a high-technology plant and the poor neighbor surrounding it. Plus, during his speech Governor Natividad González Parás said that the plant gives sufficient electricity for Monterrey metropolitan area. We're talking here of 4 million inhabitants. This plant provides electricity for the Metrorrey system, state government offices, and public lighting. However, Secretary Clinton emphasized the need to cooperate in sustainable energy as well. She praised the effort made by Tec de Monterrey, UANL, and UT Austin, plus the Institute for ITT (Nuevo León) and wished to see more examples of this in her own country.

viernes, 27 de marzo de 2009

A fashion statement

It may sound frivolous, but everybody says Hillary Clinton looked beautiful yesterday thanks to the vibrant red suit she wore. The color favors her skin and makes her look great.

jueves, 26 de marzo de 2009

Following Hillary Clinton

Today, I had the opportunity to witness first-hand the huge personal effort behind every of Hillary Clinton's words and steps. I was impressed by the staff in charge of planning her activities. I was impressed especially by the personnel from U.S. Consulate in Monterrey, but also from State Dept. and the Embassy. To get all these events to run smoothly, you need to coordinate lots of people from different backgrounds. I had the chance to see a good relationship from inside about two different entities working together. But also, I witnessed what happens when one link in the chain doesn't cooperate. At the end, thanks to everybody's work, things were according to plan. The Secretary of State was in Monterrey today. It was a wonderful opportunity to witness her charm and what "Smart Diplomacy" means on the field. A gorgeous Hillary Clinton arrived from Mexico City, having visited the Basilica of Guadalupe, the main shrine for Mexicans (who are Roman Catholics), showing respect for Mexican's faith and how well she knows our culture. She also visited a military facility, to emphasize the support given by the U.S. on military equipment. While in Monterrey, Hillary Clinton visited Tec Milenio and Simeprode. Tec Milenio is a branch of Tec de Monterrey Institute for middle-class students. Simeprode is a state goverment's facility for recycling waste, using it to provide energy to several municipalities in the Monterrey area. Secretary Clinton also had a meet-and-greet session with State Department staff from Mexico's Embassy and Consulates. In all these events, her great charisma provoked that Mexico's Secretary of Foreign Affairs, Patricia Espinosa, and even Lorenzo Zambrano, one of the wealthiest Mexicans, were ignored by the crowd. Clinton had a warm welcome, that said not only by the 38°C from the weather, but also from the enthusiasm with she was greeted. Today, Hillary Clinton emphasized the message about shared responsibility and cooperation she has been conveying regarding the U. S.-Mexico relationship. She repeated the historic statements she has been saying about U.S. responsibilities and offering help. But also stressed how new generations can contribute to change our current situation. It was in sync with Tec's message about our students being "agents of change". P.S. I will upload photos and videos soon.

miércoles, 25 de marzo de 2009

Historic statements

For decades Mexico has been claiming that the problem with illegal drugs is not only production, but also consumption. The Americans had deaf ears for this claim, but they started to pay attention to another issue: money laundering. In the Casablanca Operation in 1998, American agencies targeted several Mexican banks money-laundering for drug traffickers. However, nobody talked about their lion's share in the drug business. That's why I would like to point out the relevance of Hillary Clinton's statements from today. She acknowledged that drug traffic is a common problem from both the U. S. and Mexico. She said that the United States has a shared responsibility because U. S. "insatiable demand for illegal drugs fuels the drug trade". Janet Napolitano, head of the Homland Security Department, has said the U.S. has to make more efforts to stop illegal weapons traffic to Mexico in order to contribute to diminish the violence. These are historic (inedit) declarations. We need to remember that at first we had the shameful Annual Certifications from the U.S. government funds granted to countries fighting against drug traffic with American money. So, twice a year, Mexico was exposed up to the minimal detail, facing severe criticism. The tone of those critics improved with time and some efforts on the Mexican side. Then, President George W. Bush decided to disappear this mechanism in which Congress certified the work done by the President in this regard. Under this exercise, no one acknowledged the share of United States' responsibility in drug trafficking. That's why is so relevant that starting with President Obama, Secretaries Clinton and Napolitano, and General Attorney Holder, they acknowledge their country's co-responsibility. What else beyond this do we need to rolled up the sleeves and sit down to negotiate, ladies and gentlemen? There is a positive and cooperative attitude, so please, don't waste it.

Declaraciones históricas

México lleva décadas diciendo que el problema de las drogas no sólo es la producción, sino el consumo. Los estadounidenses tuvieron oidos sordos para este reclamo, pero empezaron a poner atención en otro tema: el lavado de dinero. En la Operación Casablanca de 1998 se atacaron bancos mexicanos que lavaban dinero del narco. Sin embargo, nadie hablaba de su parte en el narcotráfico. Por eso quisiera resaltar lo histórico de las declaraciones que hizo hoy la Secretaria de Estado, Hillary Clinton, al reconocer que el problema es común para Estados Unidos y México y que Estados Unidos tiene una responsabilidad compartida al tener una "demanda insaciable por las drogas ilegales que alimenta el comercio de drogas". Janet Napolitano, del Departamento de Seguridad Interna, ha reconocido que tienen que esforzarse en detener el tráfico ilegal de armas hacia México para contribuir a disminuir la violencia. Estas son declaraciones históricas. Hay que recordar que primero tuvimos las vergonzosas Certificaciones Anuales de los fondos que el gobierno estadounidense otorgaba a países que luchaban contra el narcotráfico y donde, dos veces al año, éramos expuestos hasta el más mínimo detalle, enfrentando críticas muy severas. El tono de las críticas fue bajando de nivel, hasta que el Presidente George W. Bush optó por desaparecer este mecanismo en que el Congreso certificaba la labor del Presidente en esta materia. Bajo este ejercicio no se reconoció la parte de responsabilidad de Estados Unidos en el tráfico de drogas. Por eso es tan relevante que hoy tengamos desde el Presidente Obama, las Secretarias Clinton y Napolitano, así como el Fiscal General, Holder, reconociendo que su país es co-responsable. ¿Qué más que esto se necesita para arremangarse las blusas y camisas y sentarse a negociar, señoras y señores? Hay una actitud positiva y cooperativa, así que por favor, no hay que desaprovecharla.

viernes, 20 de marzo de 2009

La relación bilateral, versión Obama-Calderón

La reunión de Barack Obama y Felipe Calderón a pocos días de que el primero tomara posesión de la Presidencia de Estdos Unidos parece dar buenos frutos. A pesar de que México aparece en las noticias de todo el mundo, no sólo las de aquel país, en muy malos términos por la violencia desatada por la lucha contra los narcotraficantes, la actitud de la Casa Blanca no es confrotativa. A diferencia de los años ochentas, cuando el asesinato de Enrique Camarena en 1985 casi nos lleva a la ruptura de relaciones diplomáticas, esta vez hay una buena actitud por parte de Barack Obama, Hillary Clinton y Janet Napolitano a cooperar con sus contrapartes mexicanos. Por su parte, Felipe Calderón se ha dedicado a darle guerra a los narcotraficantes, literalmente, sin que por ello deje de pedir que Estados Unidos haga su parte. Los muertos, que el año pasado estuvieron cerca de los 6,000, son un argumento de peso para mostrar el compromiso de México y cómo estamos pagando un alto precio por detener este problema. Curiosamente, Calderón no es el único presidente que ha hecho esta petición, pero sí es al primero al que se le hace caso. No es para menos, la situación en México se ha degradado alarmantemente en los últimos meses y podría empeorar. Por ello, se ha enfatizado el rol que tienen tanto el tráfico ilegal de armas que ocurre de Estados Unidos a México y el lavado de dinero, que se da en estos dos países, además de otros (¿qué tal Suiza?). Estos dos elementos contribuyen a fortalecer al narco en México, por lo que las medidas que pueda tomar Estados Unidos en este sentido, favorecen a ambas partes. De hecho, todos los días se reportan cargamentos de drogas o dinero interceptados al otro lado del río Bravo. Con esto en mente, en Washington hay una excelente disposición a cooperar con México. El punto será hasta dónde llegan sus buenas intenciones de los funcionarios de alto nivel en el Gabinete de Obama. Por un lado, la Iniciativa Mérida no es de la cantidad que se había sugerido incialmente 1,600 millones de dólares, gracias a que el Congreso estuvo regateando y bajó la cantidad a más de la mitad. Además, el gobierno mexicano pone la mayor cantidad de esos fondos. Y por si no fuera poco, recientemente el Congreso estadounidense volvió a disminuir la cantidad de dinero que hay que destinar a este programa. Dinero y leyes son los aspectos tangibles de su compromiso. Falta que aprueben una ley que prohíba la venta de armas de asalto o que ponga restricciones. Falta también ver aprehensiones de quienes han vendido las armas que llegan a México. Mientras tanto, bienvenidos Presidente Obama, Hillary Clinton y Janet Napolitano. Esperemos que en México no nos gane el nacionalismo obsoleto que en el pasado nos ha impedido trabajar juntos. Ojalá que se aproveche la oportunidad de abrirnos a nuevas propuestas y llevar más allá la cooperación en materia de inteligencia. México debe considerar sumarse al perímetro de seguridad que se planteó en 2001. Si para los traficantes de drogas y armas la frontera no es un obstáculo, ésta no debe existir en los métodos para combatirlos.

viernes, 13 de marzo de 2009

¿Adiós al bipartidismo?

Tal vez Barack Obama se haya decepcionado del bipartidismo que no ha surgido todavía. Los republicanos no apoyaron su plan de estímulo económico y ahora el Presidente está dando giros hacia el liberalismo, como podemos ver en tres iniciativas de esta semana: 1) Retiro de la prohibición para la investigción de células madre derivadas de embriones que han sido descartados por las clínicas de fertilidad. Esa había sido la prohibición de George W. Bush, pero Obama ha dejado la puerta abierta para cualquier posiblidad científica, incluyendo la clonación de esos mismos embriones. Esto está causando muchísima controversia. 2) Fin del término "combatientes enemigos". Esto no quiere decir que los simpatizantes de Al Qaeda puedan andar por ahí sin preocupaciones, sino que pone fin al uso de un término que para muchos significaba que Estados Unidos no respetaba las leyes internacionales y que estaba por encima de ellas con tal de detener a los sospechosos de terrorismo, especialmente los que tienen vínculos con Al Qaeda y los talibanes. Pero, según el Washington Post, "la administración Obama ve el poder de detención del Presidente como global y no limitado a un campo de batalla en Afganistán". Esto no cambia en gran cosa los argumentos legales en los que se basa esta política de detenciones. Es decir, es lo mismo, pero dicho más bonito. 3)La reforma educativa propuesta por Barack Obama es difícil de entender para quien no está familiarizado con el sistema educativo estadounidense. Las escuelas públicas están manejadas por distritos que operan de manera independiente a los gobiernos locales o estatales. El gobierno federal de Obama va a premiar a los programas que aporten datos confiables para medir el desempeño de profesores, escuelas y alumnos, mismos que serán recomensados con dinero. Se pretende que los estados compitan entre sí para mejorar la educación y poder acceder al dinero federal. Obama enfatizó el rigor y la disciplina necesarias para una buena educación, esperemos que tenga éxito.

lunes, 9 de marzo de 2009

La gira de Clinton

Hillary Clinton hizo su primer largo viaje por los países más prioritarios para el gobierno de Barack Obama. Estuvo en Israel y Palestina, reuniéndose con líderes y hablando de perspectivas de paz. Viajó a Rusia para "resetear" la relación con este país. Se reunió con Tayyip Erdogan, en Ankara, para refrendar los lazos con Turquía y enmendar la relación. Estuvo presente en una reunión del Parlamento Europeo. Viajó a China y envió una invitación a Ahmedinajad, de Irán, para cooperar en la estabilización de Afganistán. Incluso habló de reiniciar el diálogo con Siria. Nada mal para empezar a marcar otro sello personal en las relaciones con estos países. Pocas cosas pueden cambiar, puesto que los intereses geopolíticos de Estados Unidos permanecen iguales, independientemente de quien ocupe la Casa Blanca. Lo que cambia es el tono y el modo. Clinton viaja como embajadora de Obama, pero tiene un sello propio que le ayuda a facilitar el encuentro. Esto puede entrañar un riesgo, ya que ella no puede tener su propia política exterior, sino la de su presidente. Para ser un comienzo, estuvo bien. Falta ver los resultados y cómo reaccione ella ante las crisis que se pudieran presentar. Por cierto, entre estos países prioritarios no estuvo México. Pero ayuda saber que en la primera gira por el exterior de Janet Napolitano, tanto Canadá como México si están en la agenda. Claro, estamos hablando de seguridad nacional y eso casi implica que oara ellos no nos movemos en la esfera internacional de Estados Unidos, sino en una nueva zona, que no es doméstica, pero que se encuentra en un punto intermedio.

miércoles, 25 de febrero de 2009

Un plan ambicioso

El discurso del Estado de la Unión nos trajo de vuelta al Barack Obama de la campaña: el de la hermosa retórica carente de detalles específicos. Así es como resumiríamos la ceremonia de anoche. Ante una sala del Congreso abarrotada de simpatizantes, pero donde los republicanos dejaron ver su descontento con su carencia de aplausos a los grandes planes de Obama, el nuevo mandatario esbozó su ambicioso plan anti-crisis: 1) Nuevas reglas más claras para el sistema financiero. Los bancos tendrán acceso a dinero gubernamental si dejan que el gobierno compre algunas de sus acciones. Un gran éxito la frase: "No se trata de salvar bancos, se trata de salvar gente". 2) Se necesita más transparencia y rendición de cuenta con respecto a las operaciones de la Bolsa. 3) Sobre el plan económico, el Presidente actuó como si todo mundo tuviera claro de qué se trata. Perdió una oportunidad de ahondar en el tema y clarificar los malentendidos al respecto. Debió justificar, una vez más, porqué es necesario que su gobierno gaste tanto. 4) El regreso de una estructura gubernamental grande. Cabe aclarar que George W. Bush dejó un gobierno de un tamaño considerable con la creación del Departamento de Homeland Security y a eso hay que añadirle lo que Obama pretende hacer. Cierto, ha hablado de cerrar programas que no funcionen, pero hasta ahora no sabemos cuántos se cerrarán ni cuanto ahorro para el contribuyente significaría. En este punto, qué bien que no está dispuesto a salvar a la industria automotriz a toda costa. 5) Excelente la idea de evitar una escalada en medidas proteccionistas, que sería muy creíble antes del "Buy American". Por cierto, ¿las plantas de Hyundai, Toyota, etc., que están operando en Estados Unidos cuentan como "americanas" o no? ¿Qué tal los productos que venden Walmart y otras empresas, pero que son manufacturados completamente en China o la India? 6)La innovación estadounidense tiene que venir de quienes están trabajando en tecnologías y en energía más limpia, la cual tiene que aplicarse a coches y otros objetos de uso diario. Es un tema en el que debería ser líder, y, sin embargo, Canadá o Israel le llevan la delantera. 7) ¿El déficit se puede reducir tan sólo disminuyendo el gasto en (mantenimiento de) armas de la Guerra Fría, ciertos subsidios a la agricultura y la educación más un aumento de impuestos al 2% de los más ricos? 8) Fue muy bueno, en realidad, que afirmara que el plan no resuelve absolutamente todos los problemas. Es bueno viniendo de un Presidente que ha creado tantas expectativas, saber que conoce sus límites y los de sus programas (o al menos eso parece). El discurso estuvo lleno de alusiones a programas de recuperación en el pasado, a ejemplos de cómo Estados Unidos se ha sobrepuesto a otras crisis, con el fin de generar confianza de que podrán sortear exitosamente la presente. Obama proyectó confianza en él como líder y creo que eso es algo que los estadounidenses se merecen. Anoche vimos su carisma volver a florecer, pero al igual que ocurría con sus proyectos durante la campaña, ¿y los detalles? recordemos que "el diablo está en los detalles" y por eso es preciso más información, no sólo las grandes líneas de lo que se va a hacer. P.D. Necesito que alguien me aclare, ¿qué no fueron los alemanes los que inventaron el automóvil?

sábado, 21 de febrero de 2009

En vísperas del discurso del Estado de la Unión

Hoy es el primer discurso del Estado de la Unión de Barack Obama. Se espera que hable de la economía, de su plan de estímulo, su plan para reducir a la mitad el déficit fiscal y de los esfuerzos por reencauzar la política exterior. Del lado de los republicanos, será el gobernador de Louisiana, Bobby Jindal, quien responda al mensaje del Mandatario. De modo que tras el discurso de esta noche subiremos nuestros comentarios al respecto.

martes, 17 de febrero de 2009

La política exterior de Obama

Finalmente esta semana tuvimos a la política exterior en primer plano. Una vez que el Senado aprobó el plan de estímulo económico y el mismo Presidente firmó la iniciativa de ley, los reflectores se mueven hacia afuera. Por un lado tenemos el viaje de Barack Obama a Canadá, programada para el jueves 19. Será una visita que cumple el requisito de que su primera salida sea hacia Ottawa, pero también porque la economía de los dos países está muy vinculada (claro, la de México también), especialmente en el sector automotriz, que es uno de los más dañados por ahora. Entre los temas de la agenda sorprende que se hable de reforzar la seguridad de la frontera común, dado que es con México donde se presentan los problemas. Sin embargo, precisamente por eso no se ha "actualizado" el sistema de vigilancia en esta zona. Al respecto, cabe resaltar que cuando George W. Bush dijo que había que reforzar esta frontera, las críticas no se hicieron esperar y fue tachado de arrogante y unilateralista. La propuesta de Obama no difiere gran cosa de la de Bush y nadie dice nada. En otro continente sobresale la visita de la Secretaria de Estado, Hillary Clinton, a Corea del Sur, Japón, China e Indonesia. Los propósitos del viaje varían de acuerdo al país con el que se trate, pero en líneas generales se ha resaltado la importancia que tiene Asia para esta administración. Por supuesto, tenemos a un socio comercial en problemas (Japón) y uno de los principales acreedores de Estados Unidos al que hay que tratar con pinzas (China). La escala en Corea del Sur sirve lo mismo para reiterar la promesa de protección a Corea del Sur como para enviar un mensaje (de firmeza) ante Corea del Norte. Kim Jung Il sigue sin tener apariciones en público y podria pensarse en un relevo próximo, de modo que acercarse y tenderles la mano puede auxiliar en esta transición (al estilo de lo que se hace con Cuba). Indonesia, por su parte, es un país donde vivió Obama y donde tiene parientes políticos, por lo que se podría presumir un acercamiento, pero también recordemos que aquí hay células de terrorismo islámico. En síntesis, llama la atención que ni Europa ni América Latina, o para el caso, África, dado el vínculo familiar de Obama con Kenia, tengan hasta ahora un lugar preponderante en la política exterior del nuevo Presidente. Esto puede deberse a que o todavía no hay una política bien definida para estas regiones, o las relaciones siguen procedimientos estandrizados que se ajustan mínimamente a los cambios de personajes a cualquier nivel. En cualquier caso, son tan relevantes que es un hecho que no serán ignoradas.

lunes, 9 de febrero de 2009

El imposible arte de pasar el plan de estímulo para la economía

Esta semana Barack Obama tuvo un importante revés cuando los republicanos de la Cámara de Representantes declinaron apoyar su plan económico. Ésta es otra señal de cómo las cosas vuelven a la normalidad en Washington y de cómo Obama va perdiendo su aura de candidato. Los republicanos no se dejaron llevar por su carisma y señalaron los "pet proyects" que los demócratas introdujeron en la iniciativa de ley. Ésta, por cierto, trata de complacer a Dios y al diablo. Incluye gasto en proyectos de remozamiento del National Mall, por ejemplo (para complacer a los demócratas), y algunos recortes de impuestos, pero no los 3 billones de dólares que querían sus adversarios. Obama fue al Congreso en una movida parecida a la del Presidente Bartlett de The West Wing. Con toda la prensa y su equipo, en un afán que era lo mismo ganas de trabajar en conjunto, pero a la vez un show-off del mandatario. A diferencia del programa de televisión, los republicanos le dieron la espalda. Aunque Obama cortejó a los republicanos para conseguir su voto, no fue suficiente y tendrá que trabajar por el apoyo que se le ha negado. Sin duda, ofrecer cambios en el paquete de estímulos hará bien, así como retirar la idea del "Buy American" que etiquetaría a su Administración como proteccionista (lo que no nos sorprendería dados los tiempos y la cercanía del partido con los sindicatos) ayudarían mucho a conseguir un verdadero apoyo bipartidista. También sería bueno conseguir un "maverick" republicano que comprometa votos del otro lado de la bancada. Finalmente, estamos viendo que el trabajo del Presidente es enfrentarse con un Congreso que lo trata como a un enemigo y con un partido que está buscando una redefinición de sus líneas y una forma de recuperar el poder. Eso no es nada nuevo en Washington, sino lo usual y algo que se magnifica cuando se trata de un recién llegado a la Casa Blanca.

martes, 3 de febrero de 2009

Aterrizando en la realidad

Finalmente, la realidad está alcanzando a Barack Obama, una vez que pasa el fervor de su primer día. Su primer revés ocurrió en la Cámara de Representantes, donde los republicanos le negaron el voto para su paquete de estímulos económicos, el cual de todos modos pasó con la ayuda de los demócratas. Aquí es importante notar, que más que la negativa de los republicanos lo interesante es ver qué camino tomará este partido en relación al Presidente Obama. Pueden negarse a cualquier cosa que él proponga y cerrarse, o pueden hacer sus propias propuestas y buscar que sean aceptadas por los demócratas, o ser más abiertos y cooperar con sus rivales. Lo que ellos decidan será crucial, pues si la gente percibe que no están apoyando al Presidente en su esfuerzo por reactivar la economía y tampoco están haciendo propuestas, pueden perder más votos todavía. Parece que no entienden que tienen que cooperar en un momento en que la economía está en uno de sus peores momentos y parece que están reviviendo su misma actuación de 1933. Por otro lado, las nominaciones de Tom Daschle, para la Secretaría de Salud y Nancy Killefer, en un puesto clave para hacer al gobierno más eficiente, fueron un revés doble. Especialmente porque Daschle fue crucial en conseguir que los demócratas, especialmente los sindicatos, aceptaran a Obama como su nominado antes de que concluyeran las primarias y porque el plan de salud que Obama está proponiendo (y que no se distancia mucho del que Hillary Clinton había diseñado) era un proyecto personal del ex senador por Dakota del Sur. Por su parte, Killefer parece que vio el reto demasiado grande para ella y prefirió salirse a tiempo. El caso es que ambos están ligados con "olvidar pagar sus impuestos", pero a diferencia del nuevo Secretario del Tesoro, en este caso no serán perdonados. El reto de Obama es encontrar una gran figura como la de Daschle para este proyecto, ya que el tema de Salud es una bomba esperando para explotar en 2010, cuando millones de "baby-boomers" se integren al sistema de pensiones. Pero también porque Estados Unidos no tiene un sistema de seguridad social, de modo que la atención médica es un lujo que cada vez menos ciudadanos se pueden dar. En cuanto a que el gobierno sea eficiente, tal vez la crisis sea una oportunidad para crear nuevas políticas y recortar programas, pero se necesita una nueva persona. En síntesis, a éstos se agrega el caso de Bill Richardson, que ha sido sustituido con un republicano. Hasta ahora, nada fuera de lo normal. A todos los presidentes que han precedido a Obama les han fallado algunos de sus nominados. Pero una cosa es que fallen por problemas de pago de impuestos y otra es que fracasen por pura incompetencia.

lunes, 26 de enero de 2009

De las promesas a los hechos

Está por concluir la primera semana de Barack Obama como Presidente de Estados Unidos y en este lapso, ya se han dado pasos para resarcir alunos de los daños que la Administración de George W. Bush ocasionó a ese país. Obama ocupó sus días en marcar una distancia de su predecesor y sus ideas, pero al mismo tiempo, estaba empezando a cumplir sus promesas de campaña. La primera, sin duda, tiene que ver con el cierre de Guantánamo. Por cuestiones administrativas, el proceso tardará un año en el cual hay muchos asuntos qué resolver, pero no deja de ser un buen síntoma el que algunos países de la Unión Europea hayan ofrecido sus cárceles para estos prisioneros, mientras son juzgados. Con el mandatario anterior, nadie levantó la mano para apoyarlo en esta carga. En este mismo sentido, a nadie le quedaron dudas del repudio hacia la tortura y otros métodos extremos de interrogación de prisioneros. Es alentador que se reconozca que los combatentes legales e ilegales son sujetos a los derechos de la Convención de Ginebra y que no hay vuelos secretos para llevarlos a ser "interrogados" en otros países. Una de las más relevantes también tuvo que ver con los salarios de los funcionarios gubernamentales, la prohibición de que quienes dejen de trabajar para él no puedan hacerlo con compañías de cabildeo y emplear sus contactos para conseguir algún tipo de privilegio para estas empresas. Quienes han trabajado cabildeando, tampoco pueden incorporarse al gobierno en un lapso menor a un año. Sin embargo, hay una excepción en el Departamento de Defensa (el subsecretario) y aquí lo interesante es si ésta va a sentar algún precedente. En política exterior, volvemos a la costumbre de nombrar enviados especiales para atender determinadas regiones o problemas. Los nombres son bastante pesados: George Mitchell y Richard Holbrooke. El éxito está garantizado, no tanto en que se solucionen los problemas (Israel y Palestina, por ejemplo) de la noche a la mañana, pero sí un mensaje de que se están tomando las cosas en serio y de que Estados Unidos vuelve por sus fueros. En síntesis, para ser una primera semana estuvo muy bien. Pero es increíble que la Administración Obama no pueda arrancar con todos sus funcionarios ya instalados en sus puestos. El Congreso ha detenido el Vo.Bo. sobre el Fiscal General, los Secretarios del Tesoro y Salud, por mencionar algunos. Por otro lado, el partido republicano está preparando la ofensiva para cuestionar (exahustivamente, se puede adivinar) el plan económico del presidente, a lo que Obama deberá responder adecuadamente.

miércoles, 21 de enero de 2009

Un nuevo comienzo

Con el juramento sobre la Biblia de Abraham Lincoln, Barack Hussein Obama entra a la historia como el primer presidente afroamericano de Estados Unidos. Incluso Obama, que suele controlar sus emociones muy bien, estaba sumamente nervioso. Todo Washington se reunió en las escalinatas del Congreso y el National Mall para verlo convertirse en Presidente. La esperanza y el cambio llegaron a la Casa Blanca. El tono del discurso fue sobrio. Podría haber sido un discurso más motivacional, como muchos de los que dio a lo largo de dos años de campaña, pero éste es un signo de cómo las cosas cambian a partir de ahora. Hay que poner los pies en la tierra para ponerse a trabajar en los retos que se vienen adelante. Por eso fue importante que hablara de la responsabilidad que tiene todo Estados Unidos en arreglar los problemas: finalmente, fueron tanto los ambiciosos hombres y mujeres de Wall Street como los de Main Street los que condujeron, con sus malas decisiones, al colapso. Si Obama no quiere seguir el destino de Jimmy Carter, tiene que emplear sus dotes de lider y su carisma para lograr que los americanos acepten su responsabilidad. Conste que no les pidió cambiar su estilo de vida (como sí hizo Carter), pero sí va a necesitar pedirles más ingenio para sortear la crisis y adaptarse a la realidad del mundo. Esperemos que los planes de Barack Obama funcionen, por el bien de todos. Esperemos que el equipo de ex colaboradores de Bill Clinton sea eficaz y que puedan unirse en un proyecto común. Ojalá que tanto los republicanos como los demócratas del Congreso no sean un estorbo. Aunque no nos guste pensarlo así, lo cierto es que Estados Unidos es un actor fundamental de las relaciones internacionales y lo que ocurre ahí tiene repercusiones en muchos países, especialmente México. Así que esperemos que Obama sea un Presidente a la altura de Abraham Lincoln y Franklin Roosevelt, porque no se pueden dar el lujo de tener otro Ulysses Grant o un George W. Bush.